La disrupción tecnológica en Prevención de Blanqueo de Capitales (PBC).

Los avances tecnológicos están favoreciendo la aparición de nuevos modelos de negocio en el sector financiero y asegurador. Sin embargo, estos mismos avances ayudan a evolucionar las técnicas de blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo. De hecho, los mecanismos empleados para blanquear el capital procedente de actividades ilícitas son cada vez más complejos e ingeniosos.

Si se analiza la evolución de los servicios financieros en los últimos cincuenta años, se puede ver cómo la tecnología ha jugado un papel fundamental en la transformación de la industria financiera. Los nuevos productos financieros y las nuevas formas de comercialización, han dado lugar a nuevos canales y métodos para el blanqueo de dinero y la financiación del terrorismo.

Evolución Servicios Financieros y Prevención de Blanqueo de Capitales

Realmente, no existe una forma real de cuantificar cuánto dinero entra en el circuito financiero de dudosa procedencia. No obstante,  la organización Global Financial Integrity (GFI) estima que, cada año, se da pasaporte legal en torno a 2 trillones de dólares procedentes de actividades ilícitas. Esta cantidad supone, entre un 2% y un 5% del PIB mundial. De esta cifra, sólo el 1% de los flujos financieros ilícitos mundiales son confiscados por las autoridades.

La tecnología, una gran aliada en la Prevención del Blanqueo de Capitales (PBC).

Los últimos avances tecnológicos permiten acceder a información actualizada y en tiempo real. Gracias a ello, se pueden rastrear los antecedentes de sujetos sospechosos y de operaciones de dudosa legitimidad por todo el mundo.

Sin duda alguna, una Prevención de Blanqueo de Capitales y Financiación del Terrorismo (PBC/FT) eficiente y eficaz es un gran reto. Pero, en este reto, cuenta con la tecnología como un gran aliado.

El Análisis Predictivo convierte los datos en información valiosa que se emplea para determinar el resultado probable de un evento o la probabilidad de que ocurra una situación.

Si la información de clientes y/o transacciones que maneja la entidad es enriquecida, además, con otras fuentes de datos (industria, reguladores, etc.), los modelos son más precisos en la detección y prevención de posibles crímenes financieros.

La Inteligencia Artificial (IA) y el Machine Learning permiten identificar patrones de comportamiento. Se convierten, por lo tanto, en un factor clave en la detección y prevención de blanqueo de capitales (PBC). Además, reducen drásticamente la tasa de falsos positivos, dotando de la requerida eficiencia y eficacia al sistema.

La biometría, en una época donde las relaciones entre las entidades financieras y sus clientes son 100% digitales, se convierte en una tecnología obligada. ¿Cómo verificar, sino, que la persona que está contratando un producto y/o servicio online es quien dice ser? La identificación biométrica mediante reconocimiento facial permite a las entidades aplicar las medidas de Diligencia Debida y Know You Customer (KYC) adecuadas y cumplir con la regulación.

RegTech, el equilibrio necesario.

Hoy en día, las instituciones financieras, tienen la obligación de cambiar sus modelos de negocio para adaptarse a las necesidades de sus clientes y poder ofrecer productos y/o servicios más competitivos y acordes a la nueva era.

A su vez, deben cumplir con los cada vez más exigentes requerimientos normativos y de seguridad con el fin de garantizar la integridad del sistema financiero y la confianza en él de los mercados y de sus clientes.

RegTech proporciona este difícil equilibrio con el uso de tecnologías disruptivas como el Análisis Predictivo, la Inteligencia Artificial (IA), las más avanzadas técnicas biométricas o Blockchain. Soluciones concebidas bajo esta filosofía, como ALERT o SELF, proporcionan, que las instituciones financieras consigan un grado de satisfacción mayor de sus clientes. A su vez, mantienen a la entidad un paso por delante en la prevención de delitos financieros.