GDPR y la burbuja AdTech

El pasado 25 de mayo entró en vigor el nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD, GDPR en inglés) con el objetivo de evitar las prácticas abusivas y el mal uso de información personal de ciudadanos, usuarios o clientes, por parte de las empresas.

Tanto las compañías privadas como las instituciones públicas son las principales afectadas por el nuevo GDPR. Deberán asegurarse que todas aquellas personas de las que poseen datos están informadas y entienden los términos y condiciones de uso de dichos datos personales y obtener de nuevo el consentimiento para su uso.

Uno de los sectores que más se verá afectado será el de la publicidad tecnológica/digital, es decir la actividad que realizan las compañías AdTech.

¿Qué es AdTech?

Como hemos podido constatar en anteriores entradas, el sufijo “-TECH” ha irrumpido con gran fuerza para referirnos a tecnologías desarrolladas y aplicadas al sector financiero (FinTech), regulatorio (RegTech), gestión de activos (WealthTech), etc.

Siguiendo la misma línea y dentro del ámbito de la publicidad encontramos las AdTech, entendido como aquellas entidades que proporcionan plataformas publicitarias y cuya actividad principal se centra en la compra/venta de espacios publicitarios, gestión y desarrollo de creatividades, automatización de pujas, etc.

Las compañías AdTech realizan un seguimiento a las personas sin su conocimiento ni consentimiento explícito, es decir, establecen una correlación entre los websites que visitan los usuarios y los anuncios que se establecen en el navegador o aplicación.

En muchas ocasiones lo que se consigue es el efecto contrario, los usuarios acaban saturados viendo los mismos anuncios, las mismas compañías, productos o servicios que les resultan irrelevantes o que en ocasiones ya han adquirido con anterioridad.

¿Cómo pueden entenderse las compañías AdTech con el nuevo GDPR?

La actividad que realiza las compañías AdTech entra directamente en conflicto con el nuevo GDPR y algunos especialistas como Doc Searls se atreven a predecir el pinchazo de la burbuja de las AdTech.

Hasta ahora, tanto las agencias publicitarias como las compañías han invertido recurrentemente en este tipo de prácticas, que tras los casos de Facebook y Cambridge Analytica han quedado en entredicho.

Ante este nuevo panorama no son pocas las compañías que están regulando sus canales publicitarios y este tipo de prácticas. Entre otras, Google, ha avanzado que establecerá importantes restricciones a la publicidad de terceras partes en su plataforma para adaptarse a la aplicación del nuevo GDPR.

Habrá que esperar un tiempo prudencial para analizar los efectos que el nuevo GDPR produce en el negocio publicitario, pero lo que si podemos avanzar es que estos canales/prácticas son insostenibles en el tiempo y no seguirán funcionando del mismo modo.

¿Estaremos ante el fin de los “abusos” publicitarios? ¿Estaremos ante el pinchazo de la burbuja de las AdTech?